Extracto: El acusativo con a en español

La tradición siempre ha distinguido entre los acusativos de persona y los de objeto diciendo que los primeros se introducían por la preposición a, mientras que los segundos, no. Luego, llama la atención sobre determinados contextos en los que es necesario añadir dicha preposición con el fin de marcar la diferencia entre el SN que realiza la función de Sujeto y el que desempeña la función de OD. Alarcos, en su gramática, cita algunos ejemplos que ilustran este hecho:
  1. Mató el elefante el tigre.
  2. Favorece la codicia la ambición.
 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *